Del amor por un alimento funcional que trasciende normas y barreras: mi reseña sobre el libro «CANNABIS CRUDO, alimento esencial para la salud física y mental» de Karina Malpica

La primera palabra es amor. Sólo por amor es posible sentarse a redactar una obra, a investigar para ella, a filtrar la información, a llevar a cabo un diseño de cómo contarla, a llevar un hilo conductor y a ponerse en los zapatos de un posible lector o lectora que, sin información previa o muy poca, pueda entrar en la sintonía y comprensión de lo que se quiere informar. Incluso, puedo decir que las personas que llevamos alguna experticia en el tema entramos en un mar de términos y claridades que nos hacen re enamorarnos del uso crudo de la planta de cannabis.

Así es como resumo mi experiencia luego de darle una lectura completa a esta maravillosa creación, porque si me ubicara como una persona que jamás ha tocado una planta de cannabis ya sinceramente estaría haciendo un plan para iniciar mi cultivo y probar cuanto antes un jugo verde con sus hojas y disfrutar de sus beneficios en mí.

Una vez entrada en la onda de que va la estructura del libro, de inmediato supe que la primera duda que va a saltar a cualquier persona que jamás haya escuchado hablar de las bondades del cannabis crudo se resuelve; esa voz interior que pregunta si el consumo de la planta fresca presenta o no efecto psicoactivo o como diría mi gente de México, si es que te pone o no pacheco. Y me parece fundamental que dicha inquietud sea resuelta y sustentada, porque creo que es la limitante para que muchas más personas en el mundo gocen del cannabis crudo con todo y lo que significa su consumo para la salud. Como vas a poder ver cuando tengas el libro contigo, todo esto es gracias a una serie de compuestos presentes en la planta que no sólo no te ponen pacheco sino que se portan como sustancias desinflamatorias, anticancerígenas y neuro protectoras sólo por citar algunos ejemplos de todo su potencial. Yo que tú, en cuanto pueda me doy a probar pronto al cannabis crudo.

Sumado a eso, en las primeras páginas el libro nos brinda la bonita sorpresa de informarnos que el consumo de cannabis crudo puede evitar enfermarnos de COVID, algo que fue realmente resaltante hace tres años en el mundo y que continúa dejando una huella emocional de manera global, por todo lo que implicó el estallido de la pandemia más reciente en el mundo.

Si me quedara sólo con lo que el libro brinda hasta aquí, ya podría darme por bien servida y satisfecha, pero viene más, y con ello más ganas de avanzar en su lectura, porque tiene ese plus de contarse en términos sencillos, de ser una lectura fácil, amena y clara para el lector experimentado y para el novato y es que a continuación se toca un tema que también puede decirse es prioritario en nuestras charlas y conversaciones, y es nuestra salud mental.

¿Cómo es eso?, ¿también el cannabis crudo puede aportar a la salud mental de una persona?, y pues la respuesta rápida es que si, y la larga es que al igual que yo, deberías leer este libro y averiguar qué es lo que la autora tiene por contar al respecto. Esas líneas pueden darte un plus a tu tratamiento o a tu próximo paso a seguir si es que ya te cuestionas cómo puedes sumar salud a tu cerebro y a tu mente. Adicionalmente y para mayor sorpresa, el libro te presenta un listado de elementos especiales que lo convierten en un súper alimento funcional y es por esto que se habla de nutrición cannabica; ahí podrás enterarte como minerales, vitaminas, terpenos entre otros, pueden interactuar con tu organismo para brindarle literalmente información a tus células, y con ello conseguir mayor bienestar físico. Esto te va a catapultar a entender mucho más a fondo cómo es que la planta de cannabis realmente puede impactar la salud en todo aspecto, incluso el mental, que ya te lo había mencionado y que vale la dicha resaltarlo, porque además el libro entrega información sobre cómo el microbioma es el factor que jamás debemos excluir de la ecuación.

Como si fuera poco, el libro te detalla información valiosa sobre el cultivo, porque ese es el origen y base fundamental para disfrutar del cannabis crudo, poderse auto abastecer, dado que como te podrás imaginar, no vamos a poder ir a conseguir una libra o un kilo de cannabis fresco a la plaza de mercado; es menester el auto abastecimiento, y esta obra te permite incluso indagar en unos principios fundamentales que vas si o si a necesitar para iniciar, y si es que ya lo haces, te da el trago de motivación para darle una nueva perspectiva a tu cultivo.

Para ir finalizando, la lectura y consulta de esta obra te va a brindar la posibilidad de que explores la aplicación del cannabis crudo sobre bebidas, shots, zumos y licuados, para que elijas que de todo o todo disfrutar mientras revitalizas tu cuerpo con altos estándares de calidad; ahí podrás detallar en el cómo prepararte tus recetas medicinales, tus delicias sanadoras.

Soy Colombiana y la última parte del libro menciona a mi país como uno de los más afortunados y con mayor acceso al cannabis porque aquí contamos con la posibilidad de cultivar hasta 20 plantas para uso personal, y con ello no quiero solo mofarme de esa posibilidad sino animarte a pensar en el cannabis como un vegetal. Sí, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?. TODO.

Si las personas aprendemos a ver al cannabis como un vegetal, no como una droga, si lo podemos disfrutar como un alimento, como una hierba con beneficios para la salud, no como un tabú o una problemática, si cambiamos la forma en cómo hacemos uso de esta herramienta, la conciencia colectiva podrá hacer que los legisladores así también lo perciban. Para ello se necesitan muchos años, pero esos años inician hoy contigo, tú eres hoy una semilla que se brinda y le brinda a los suyos a su alrededor el regalo de disfrutar al cannabis como un alimento funcional. No importa lo que puedan decir las leyes, a menos que sean las de la naturaleza, la planta es un elemental libre de todos los condicionamientos y etiquetas que le hemos dado por generaciones en el mundo, ella sólo es, y como diríamos en mi país, la tarea es que la legalices tú mismo.

Agradezco la experiencia y posibilidad de hacer esta reseña, hoy me siento feliz de que una obra dé a la luz, para ayudar a muchas personas a abrir su perspectiva sobre la sagrada cannabis.

Shhorai

Fitoterapeuta, Microbióloga y Bioanalista, Magister en Biología.

Directora de Fundación Flor Médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *